martes, mayo 16, 2006

Contradictio

¿Voluntad?

Pensamos una cosa, decimos otra distinta y terminamos haciendo una tercera que no tiene nada que ver con lo anteriormente pensado y menos con lo dicho. Y sin embargo, la mayoría no se da cuenta de ello. Afortunadamente.

La mente, por suerte (?), construye sus propios amortiguadores para atenuar los continuos choques entre nuestras propias contradicciones. Sin ellos nos volveríamos aún más locos, al evidenciar que no tenemos el control de nuestras vidas.

Los grandes hombres lo han sido, precisamente, por haber superado esta condición de lucha continua entre sus facciones. Han sido grandes por ser íntegros; por tener unidad de pensamiento, palabra y obra.

Y entre los inconscientes y los grandes, existimos otra clase de hombres: Los mil veces malditos por sabernos a mitad del camino, sólos con nuestra sombra.

lunes, abril 10, 2006

Liberi

¿Somos libres?

¿Hasta qué punto los ditintos tipos de condicionamiento a que estamos sometidos desde que nacemos determinan nuestras acciones ?

Incluso las palabras que usamos para expresarnos no nos pertenecen; nos son enseñadas como parte de un código preestablecido -y sin embargo en constante cambio-, que resulta necesario como presupuesto existencial del proceso de socialización exclusivo del ser humano. Sabido es que existen conceptos propios de un idioma y que resultan intraducibles a otro cualquiera.

Contrario a lo anteriormente expuesto, también somos capaces de percibir la existencia de sentimientos comunes a la humanidad toda: la angustia, el amor -en sus distintas manifestaciones- e incluso el odio, destructivo las más de las veces. Y es quizás la Poesía, en su sentido más amplio, la única forma de trasvasar conceptos originalmente intraducibles a sentimientos universalmente compartidos. De allí su poder. De allí su necesidad. De allí su inmortalidad.
Todas las claves han sido dadas.
Todas las combinaciones posibles entre ellas, han sido formuladas.
Los vivientes elegimos una entre las infinitas
-y sin embargo creadas-
combinaciones;
y a esto, ilusamente, llamamos "libre albedrío"
Luther Blisset 10/04/2006

jueves, abril 06, 2006

Carpe diem

En medio del interminable bombardeo de mensajes que incitan a "vivir el día"; a "disfrutar el momento"; a "dejarse llevar" y otros llamados a la irracionalidad y sandeces por el estilo, siempre resulta reconfortante encontrar seres humanos que emplean su tiempo en prepararse a conciencia para realizar sus metas de vida, o al menos, desarrollar cabalmente sus vocaciones. Y cuando tales personas son jóvenes dicho encuentro resulta, además, inspirador en el sentido de recordarnos las cuentas pendientes que tenemos con nuestra mismidad, con lo de real que hay en nosotros; esporádicamente intuido y muchas veces acallado por la urgencia de sobrevivir.
El grupo Korova, conformado por estudiantes de educación media, es ejemplo cabal de este tipo de experiencias a que me refiero: Cuatro inquietos quinceañeros han conseguido, en el curso de algunos meses, un éxito notable en la difusión del cine de autor. Primero, en el liceo donde estudian -su entorno inmediato- y, luego, en el centro de esta ciudad de Valencia (cruelmente tildada por algunos cínicos como Falencia, dada su escasez de oferta cultural de calidad), gracias al auspicio del Teatro Arlequin que, con esta transfusión de sangre nueva, ha rescatado exitosamente su anterior actividad de Cinemateca.
Espero sinceramente que esta curiosa actividad formativa (nada menos que jóvenes inspirando a adultos), se mantenga fiel a sí misma, crezca, y se reproduzca a una mayor escala en otras áreas de la siempre compleja convivencia humana.

domingo, abril 02, 2006

Non Serviam

Quienes deciden lo que es "bueno" y lo que es "malo" nos imponen sus designios disfrazando su pretensión totalizadora con un lenguaje edulcorado cuya verdadera intención, aunque muchas veces pase desapercibida para la mayoría de las personas; no deja de ser presentida de alguna manera por todos, en mayor o menor medida. Si bien las más de las veces no disponemos en el instante preciso de los argumentos necesarios para desenmascarar esta "realidad" impuesta, la reacción visceral y casi automática de desagrado que experimentamos ante estas nuevas formas de adoctrinamiento (político, social, religioso; en suma: cultural), ante la presencia de este discurso nivelador, se hace patente en el uso popular de expresiones de tinte apocalíptico tales como "¡Fin de mundo!", "¿Qué puede ser peor?" o "¿Después de esto, qué?"; lo cual hace suponer -salvo mejor opinión en contrario- que existe una humana intuición y que ésta nos capacita para distinguir cuál es el aspecto verdadero y cuál la impostura en la pretendida búsqueda y exhibición de lo valioso, que a diario se hace en los centros de poder, en los medios masivos de comunicación y en la denominada industria del espectáculo.

Para llamar la atención sobre algunos temas presentes en este discurso totalizante, y con el propósito añadido de intentar desmontarlo, hemos creado este espacio. Las herramientas conque contamos para ello son modestas (nuestro leal saber y entender; un poco de criterio, quizás errado pero propio, y algo de esperanza) y, sin embargo, demostradamente eficaces, al menos en cuanto a la generación de debates. Esto, a fin de cuentas, ya es ganancia: Como bien sabemos, por un punto único pasan infinitas rectas. De la calidad de nuestra interacción dependerá la honestidad de sus trazados, así como la limpieza en sus trayectorias.

Sean bienvenidos sus aportes. Grácias de antemano.

Luther Blisset